3 abr. 2011

Lo que presagia el enemigo de mi enemigo entre la reelección y cambio de Octubre: mi amigo


Nueva columna política del domingo! Como hoy llueve y me daba paja ponerme a escribir, agarré las columnas de los diarios de hoy y les hice un remix de frases. Funciona igual! Copy paste, palo y a la bolsa. Soy un capo. Ojo eh, esto no es copia: es apropiación postmoderna.


Muy pocas veces la Argentina ha tenido como ahora, en medio de un proceso electoral, un anticipo del futuro. Reuniones secretas, conversaciones en voz baja y trascendidos apenas audibles rondan sobre qué deberían hacer los antikirchneristas. Parecía una inminente declaración de guerra de Moyano contra Cristina Kirchner, su "hermana-enemiga". Otros exponentes del “cristinismo” hablan de “radicalizar” el proyecto.

Nunca volvió de esa política de confrontación. Ella cosecha en sectores sociales conformes con el alto nivel de consumo. Nadie sabe, por ejemplo, de qué hablaban Néstor y Cristina. Simultáneamente, se acelerará la nacionalización de la exportación de granos.

Hay figuras que son también emblemas premonitorios. El equipo de campaña de Cristina es una máquina que produce hasta cuando ella duerme. Bismarck decía que la tarea del político es "buscar la diagonal de las fuerzas".Esa renta es central para sostener el “modelo” y su apropiación formaría parte de ese plan.

¿No pudo ser también otro anticipo del futuro, acaso, el bloqueo que ocurrió el domingo pasado en las plantas impresoras de los diarios Clarín y La Nación? La presencia de Francisco de Narváez contiene otro mensaje: es el único político que le ganó una elección a Néstor Kirchner. Si bien el secreto sigue nublando las decisiones oficiales, la coincidencia entre Garré y Moyano es reveladora. Otro de los mensajes es la desaparición paulatina del periodismo y su reemplazo por la propaganda .

El equilibrio de la democracia corre riesgo. El instante que vive la democracia argentina es muy grave. Para ambos, el periodismo es siempre militante. No hay duda alguna de que intentarán reformar la Constitución para sostenerla en el poder .

El peor adversario que tiene Cristina, a siete meses de las elecciones, es por ahora siempre el mismo: su propio Gobierno . Ningún juego en política tiene el final cantado de antemano, pero un buen principio es la aceptación, aunque sea implícita, de que las cosas, tanto en la oposición como en el escenario público, basculan ahora entre lo malo y lo peor.En tal caso, "menos" equivaldrá a "más". Estas especulaciones deben pasar la prueba del ácido: el veredicto popular de octubre.